cBlog

Fotografiando Arquitectura

Fecha: 09/Mayo/2014
Fotografiando Arquitectura

Todos los días nos levantamos y después de haber desayunado nos vestimos y dirigimos a nuestro lugar de trabajo. Un breve parón a mediodía para comer un tentempié y continuar la jornada laboral por la tarde hasta que llega el momento de regresar a nuestras casas. Así, un día tras otro, de manera rutinaria recorremos la distancia existente hasta el trabajo cruzando calles escoltados por edificios que, por la repetición, ya ni apreciamos su presencia, han dejado de ser un elemento importante en nuestro camino. En cambio, hay personas, buenos profesionales, que entienden los edificios de nuestras ciudades como una fuente de inspiración, como un soporte al que inmortalizar mediante la fotografía. Buscan el lado artístico de esas moles erigidas a lo largo y ancho de las ciudades.

Intentar encontrar la luminosidad adecuada, que la posición del sol sea lo suficientemente correcta para conseguir el efecto deseado, el punto de toma de la imagen con la inclinación y perspectiva más efectiva... Markus Kühne muestra en su galeria de imágenes su talento y capacidad de recoger este tipo de instantáneas pero añadiendo un plus, algo especial, distinto, que las hace irresistibles.

 

Una de las fotografías de Markus Kühne

 

Silencio, quietud, fuerza, expresividad. Estos calificativos aplicamos a la imagen, que realmente no tiene grandes ni rebuscados ingredientes, pero en cambio tiene algo valioso, que la hace atractiva, vistosa. Las formas, la disposición de los elementos, el fantático contraste entre el color amarillo del objeto y el cielo descubierto, azul, sin una nube. En ocasiones, la verdadera magia de estas fotografías consiste en acertar con la perspectiva de la toma, con el punto de vista desde el que tomaremos la foto y con destreza enfocaremos destacando las zonas concretas que más nos interesan por su textura, silueteado, colorido, composición, adaptación a la composición, etc.

No sólo asistimos al diseño de formas arquitectónicas, sino a una combinación acertadísima de colores que resaltan el contenido.

 

Fotografía en blanco y negro de Markus Kühne

 

Un mar de sillas acompañadas por un mar de sombras, parecidas a las fichas de dominó, unas tras otras formando un serpentín. La profundidad de la imagen queda de manifiesto allá donde fijemos la vista, la simetría, formación, son un claro exponente de este ejemplo que Markus Kühne incluye en la serie de fotografías denominadas Monochrom. Latente el ambiente cargado, abarrotado de elementos, sin sitio para nada, en contraste con el orden, la organización, el silencio de los objetos. Todo aderezado con gamas de color grises, ninguna otra, aportan un resultado excepcional a la vista, infundiendo esa sensación de soledad ante el vacío de las sillas, sin personas que las ocupen. La perspectiva de la imagen es ideal, simulando un camino sin final, sillas cerca y sillas en el horizonte, no hay otra opción, vayas o mires donde quieras siempre encontrarás lo mismo.

 

Una de las fotografías de Markus Kühne

 

No sólo los exteriores de los edificios y obras tienen atractivo, en muchas ocasiones debemos acceder al interior de los mismos y contemplar la verdadera belleza del edificio que tal vez en su cara exterior no alentaba a ser descubierto. Como si de un paisaje de ficción se tratara, nos introducimos en este edificio cuyo protagonista es el metal y el cristal, una combinación que ofrece unos resultados excepcionales en contrucción cuando están complementados con gusto y criterio. De nuevo, Markus Kühne echa mano de la simetría y la perspectiva para intentar trasmitir toda la magnificencia del edificio, para poder apreciar la amplitud de sus formas y la sinuosidad y definición de sus líneas, todo perfectamente adaptado a la silueta principal, formando parte del mismo cuerpo. Más aún, las tres cápsulas situadas al fondo, los acensores, están también colocados de forma simétrica haciendo las veces de vigías de la estructura, las únicas partes movibles de la misma. Todas estas apreciaciones las captamos al echar un vistazo a la imagen con lo que hay que reconocer que el fotógrafo domina la técnica y sus secretos y alzanza con creces a mostrar todas esos valores que comentamos.

 

Una de las fotografías de Markus Kühne

 

Arquitectura exterior, donde en ocasiones los factores externos se incluyen en el atractivo de la misma. Como vemos, esta impresionante fotografía está tomada desde la base de dos edificios, simétrico por ambos lados, con la casualidad de que en ese preciso instante un avión cruza por su mitad, rompiendo esa sintonía que infundían ambas construcciones, esas líneas rectas y perfectas que buscan la profundiad y que de repente se han visto invadidas por un objeto volador y su blanca estela. Sensaciones, momentos, esos son algunos de los efectos que genera la fotografía de Markus Kühne y, no hay que olvidar, que los protagonistas son edificios por lo que conseguir extrapolar esos aspectos a la mente y ojo del observador es, cuando menos, admirable. El propio autor reconoce que las imágenes las retoca posteriormente de forma digital para potenciar sus efectos, y a buen seguro lo consigue.

 

Una de las fotografías de Markus Kühne

 

Una fotografía o un cuadro. Tal es la perfección de sus formas, limpias, definidas, sin adornos, que parece un cuadro donde los pinceles han sido los responsables de que todo esté perfecto, definido, al gusto del pintor. Un ejemplo más del buen hacer de Markus Kühne que logra en esta serie de fotografías denominada Minimalismus reflejar ese concepto, mostrar grandes construcciones en pequeñas dimensiones, como esas tremendas chimeneas que parecen ser de menor tamaño por "entrar" dentro de los márgenes de la composición y tampoco ofrecer otro punto de referencia de su tamaño, a excepción de la caseta del margen izquierdo, a pesar de que tampoco se ve con exactitud sus dimensiones. No obstante, el efecto está más que logrado. Otras de las virtudes de este fotógrafo berlinés.

Una vez más, hemos tenido la suerte de descubrir a un verdadero artista de la fotografía que nos ha enseñado cómo observar los edificios "desde" y "con" otro punto de vista.

 

 

 

 

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com