cBlog

Las Fábulas de Oprisco

Fecha: 24/Junio/2014
Las Fábulas de Oprisco

Pues aquí estamos de nuevo, esta vez en otro fantástico viaje por el repertorio de trabajos de Oleg Oprisco. Le toca el turno a un fotógrafo un tanto especial debido a que realiza sus trabajos sin emplear medios digitales, es decir, no hace uso de cámaras fotográficas digitales, sino de un par de cámaras analógicas, una Kiev 6C y una Kiev 88, de formato medio. Además de la dificultad de obterner los resultados que vamos a ver con estos aparatos, vamos a inundarnos de situaciones oníricas, fantasiosas, mágicas, circustancias nacidas en la mente de Oprisco que plasma con la más absoluta realidad.

 

Uno de los trabajos fotográficos de Oleg Oprisco

 

Momentos o situaciones cotidianas, protagonistas reales y de repente un matiz que sorprende por su originalidad y su inverosimilitud. Una mujer pintando el campo... La verdadera virtud de Oprisco, entre otras, es saber sintetizar la imagen, darle contexto, de modo que la situación que parece fuera de lugar queda totalmente integrada en la composición, como si de un detalle de lo más común se tratara. Por supuesto, estas características permiten a Oprisco desarrollar una obra única y original, con una capacidad creativa e imaginativa notable. Sobresaliente el talento del fotógrafo por dominar la integración de dos mundos tan dispares en la misma instantánea.

 

Uno de los trabajos fotográficos de Oleg Oprisco

 

Uno de los trabajos fotográficos de Oleg Oprisco

 

"Sutileza surreal" es como podemos definir el estilo que imprime Oprisco en sus trabajos. Imágenes cálidas, tonos pastel, gamas cromáticas pastosas y cómo no, una protagonista femenina, eje central de la fotografía. Es tal la sinuosidad que el elemento irreal pasa desapercibido, todo gracias a la fantástica integración que mencionamos anteriormente de los atributos que componen las imágenes de Oprisco. El dominio de la perspectiva es fantástico, el contraste y el enfoque absolutamente idóneo dejando que el rostro de los protagonistas se erijan como objetivo de la vista del observador, miradas únicas, gestos concretos y reales. Aspectos todos ellos propios de un cuento, de una fábula, en la que conviven elementos reales y fantásticos compartiendo el mismo guión.

 

Uno de los trabajos fotográficos de Oleg Oprisco

 

El juego de colores es sensacional, cuidando hasta el más mínimo detalle, con mucho gusto y esmero en la estética de la escena. En un ambiente grisáceo destacan esos tonos color yema, propios de la estación otoñal, que embargan y "visten" la situación donde la protagonista, mujer, de largos cabellos y vestido de cola, está realizando una llamada, una conversación telefónica que contrasta con el matiz de la situación fantasiosa, mágica. Parece como si la llamada se dirigiera a otro mundo, concretamente del que proviene la mujer. Genial cómo Oprisco conduce el eje de la imagen al margen izquierdo, dejando el lienzo a la vista del observador para que perciba el resto de matices.

 

Uno de los trabajos fotográficos de Oleg Oprisco

 

Uno de los trabajos fotográficos de Oleg Oprisco

 

En la mayor parte de las ocasiones, conseguir transmitir conceptos, ambientes, sensaciones, con fotografías es francamente complicado, más aún si no estás dispuesto a retocarlas digitalemente. Por tanto, el efecto que Oprisco alcanza con sus trabajos en encomiable, esas atmósferas misteriosas, oníricas, mágicas, son de una factura y ejecución sobresaliente, los resultados son llamativos y atractivos, invitan a crear una historia en la mente del observador, a ser el propio redactor del guión.

Bienvenidos a las fábulas de Oprisco.

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com