cBlog

Las Caras de Stefan Zsaitsits

Fecha: 09/Abril/2015
Etiquetas: Pintura (36)
Las Caras de Stefan Zsaitsits

Hará un par de semanas ya estuvimos viendo el trabajo de Juliette Barbanègre, una serie de dibujos hechos a mano en los que destacábamos tintes surrealistas, formas complicadas aunque a la vez atractivas y capaces de llamar la atención. En esta ocasión, Stefan Zsaitsits da un pasito más allá y centra su obra en una serie de retratos hechos a lápiz que sobresalen por su misticismo, por unos personajes tan particulares como originales capaces de despertar la atención de cualquiera que los observe. 

De grandes cabezas y extremidades más diminutas, sorprende su expresividad y la facilidad con la que "enganchan" a la persona que esté en frente. Esta serie realizada en el presente 2015 está protagonizada en buena parte por niños en actitudes propias de éstos y acompañados por ese "aura" que impregna cada uno de los trabajos de Stefan Zsaitsits

Nos encanta su definición, la tosquedad de las formas perfectamente estudiadas, aunque resulte paradójico, parece como si los trazos fueran garabatos que han ido adquiriendo forma y que han definido el cuerpo de estos protagonistas.

 

Uno de los dibujos de Stefan Zsaitsits

 

Esta obra se titula "Árbol" y en ella vemos un niño pequeño cubierto de lo que parecen ser hojas, acompañado por un pinguino (peluche) y por un diablillo en actitud nada cordial, más bien traviesa. Sorprendente que, a pesar de tratarse de trazos de dibujo con una paleta de colores grises, consigue mostrar la transparencia de la acción, la sinceridad del sujeto reflejada en su mirada perdida, con el gesto del brazo derecho caído incrementando la sensación de desgana, de pasividad, de indiferencia... Más aún, es como si el diablillo estuviera consiguiendo su objetivo de que el niño se sienta apartado, discriminado por su apariencia. En muchas ocasiones reales, esta situación por desgracia está a la orden del día.

 

Uno de los dibujos de Stefan Zsaitsits

 

Relajación, descanso, extenuación, abatimiento, pereza, aburrimiento.... echando un vistazo a este dibujo se nos ocurren todos estos adejtivos y muchos más que nos pasan por la cabeza. Algo realmente sorprendente y elogiable, el hecho de que Stefan Zsaitsits transmita toda esta cantidad de valores a través de un dibujo en tonos grises, en el que las proporciones son un poco aleatorias puesto que de nuevo la protagonista tiene un cuerpo más pequeño que la cabeza así como el sillón queda un poco reducido también al compararlo con la mujer. A pesar de ello, y de los pocos adornos que presenta la obra, la actitud, el gesto corporal, las manos colocadas una sobre otra, las piernas entrecruzadas, todo ello consigue un efecto fantástico, estudiado con detenimiento. Como colofón, la mueca de la boca culmina ese conjunto de rasgos que enumerábamos al comenzar este párrafo. Stefan Zsaitsits no deja ningún matiz en el aire. 

Pasamos a la galería de pinturas a color de Stefan Zsaitsits donde descubrimos una serie de retratos, parecidos a los vistos en la sección de dibujos, pero con las particulares diferencias de los tonos cromáticos empleados y la fuerza ganada en estos trabajos en cuanto a expresividad.

 

Una de las pinturas de Stefan Zsaitsits

 

Rectitud, seriedad, firmeza, así son los rasgos que definen el rostro, a priori masculino, que tenemos en esta imagen. Fantástica la sutilieza de los tonos, parece como si fuera de cerámica la tez del señor, la mueca de la los labios, los diminutos ojos vítreos, imperturbables, fijos en el horizonte. No sabemos si nos encontramos ante un ser humano o un ser del espacio exterior con esa cabeza de amplias dimensiones, cubierta bajo una capucha, así como el largo cuello que nos demuestra las solapas del chubasquero, de amplio tamaño también. Tonos pastel, sin grandes alardes de colores llamativos, no son necesarios, basta con un amarillo mate y un azul oscuro que en ciertas zonas torna a claro como si de una tormenta se tratara, como nubes grises y blancas que conviven en el convulsionado cielo.

Vislumbramos ciertas notas de melancolía en buena parte de los trabajos de Stefan Zsaitsits, notas tristes, grises, que se dan en buena parte de sus personajes. En el trabajo que sigue a continuación, de nuevo nos topamos con estas características, ojo, aspectos harto difíciles de plasmar y que "nuestro" artista satisface con solvencia.

 

Uno de los trabajos pictóricos de Stefan Zsaitsits

 

A la vez que escribimos este post estamos escuchando a Leonard Cohen como música de fondo, un tema lento, tranquilo, perfecto para pensar, reflexionar, casi místico, acompañante ideal para este tipo de obras de Stefan Zsaitsits que estamos analizando. Sobre estas líneas, seriedad, resignación, abatimiento. El personaje muestra una actitud poco elocuente, más bien todo lo contrario, ensimismado en sus pensamientos o en la falta de ellos, puede parecer una escultura inmóvil, absorta en sus pensamientos o en el simple devenir de la vida, de los minutos y de las horas, que pasan por despiste suyo y a los que no presta ninguna atención. Al fin y al cabo, son retratos extraordinarios por su belleza y composición pero a la vez resultan también muy duros de asmiliar, la actitud del protagonista es complicada, la rectitud de sus labios, los pequeños dedos asomando en la mesa como una última instancia de aferrarse a algo, con un único café como objetivo o como centro de su voluntad.

Hemos visto un completo álbum de retratos con unas cualidades alucinantes, originales, y en ocasiones difíciles de interpretar. Stefan Zsaitsits presenta una grandísima familia de trabajos clasificados por años que a buen seguro te interesará. Sólo tienes que visitar su sitio web y dedicarle unos cuantos minutos.

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com