cBlog

Las Ideas Fotografiadas de Erik Johansson

Fecha: 06/Mayo/2015
Las Ideas Fotografiadas de Erik Johansson

Mundos dentro de otros mundos, realidades dentro de realidades, momentos y acciones encuadradas dentro de instantáneas en ocasiones verídicas y en otras ocasiones un tanto surreales. La fotografía de Erik Johansson nos traslada a mundos imaginarios protagonizados por seres y objetos reales, parecen trabajos salidos directamente de alguna de las películas de Tim Burton. No obstante, debemos reconocer la magia, el talento, y la capacidad de este profesional, invitándonos a nuevas aventuras y experiencias a través de sus fotografías.

 

Una de las fotografías de Erik Johansson

 

Algo tan irreal como real, un océano, una casa rodeada de árboles, nubes, el sol... Todo parece normal, pero en virtud de cuál sea la combinación el guión puede transformarse en una escena surreal. Personalmente, me recuerda a muchas de las novelas de ficción que leíamos cuando éramos más jóvenes, aquellas que nos permitían recrear las escenas en nuestra imaginación, escenas muchas veces protagonizadas por este tipo de secuencias surreales pero que tornaban en reales al viajar por nuestra mente. Mundos dentro de otros mundos, un pequeño pueblo dentro de una botella de cristal a la deriva en mar abierto. Una historia en el interior de otra historia. La verdad que Erik Johansson consigue reflejar aspectos cotidianos a través de este tipo de fotografía, como en el caso de la botella que puede ser un símil del escudo que colocamos a nuestro alrededor y que nos aisla de los males que acontencen en otros puntos del planeta o incluso sin ir tan lejos en puntos de nuestra misma ciudad, pobreza, violencia, hambre, a los que hacemos oídos sordos viviendo en nuestra pequeña burbuja.

 

Una de las imágenes de Erik Johansson

 

Nos gusta muchísimo el tono y ambiente que imprime Erik Johansson en sus fotografías, una serie de retoques acertados que las convierten en auténticas obras de arte. Gamas cromáticas oscuras que dan paso a una luz resplandeciente de la que emanan nuevos protagonistas de la secuencia centrando toda la atención del observador. Las instantáneas o situaciones peremnes de un cuadro o una fotografía pasan a la acción, a tener movimiento y englobar una realidad para la que realmente nacieron y que en su momento quedó paralizada por el botón de la cámara o por la pincelada del autor del cuadro. De nuevo, circunstancias reales combinadas con elementos ficticios, propios de la imaginación de su autor, de pensamientos que recorren su habilidad, de la recreación de sus ideas.

 

Una de las fotografías de Erik Johansson

 

Cuántas veces pensamos qué nos encontraremos en el horizonte, en el final de un océano, de un desierto, de una carretera... Sobre todo cuando somos pequeños, nuestra pequeña cabecita funciona a altísimas velocidades y generamos pensamientos que bien podrían valer como guiones de novelas o películas de ficción. Esas grandes cataratas que identificamos como el fin del mundo, como antaño consideraban a Finisterre, el fin de la Tierra donde, después de las masas de agua salada del Océano Atlántico, no había nada, mejor dicho, encontrábamos el fin del mundo. Estas percepciones visuales continuamos teniéndolas cuando no alcanzamos a distinguir un horizonte claro, con algun objeto que lo delimite. En muchas ocasiones viene a nuestra mente la idea de que tras esa línea finita existirá una catarata que nos traslade al vacío, al fin de las cosas. En la imagen, Erik Johansson retoca con virtuosidad las verdes praderas para infundirles ese movimiento propio de las aguas que se aceleran al acercarse a su caída, esa velocidad que imprime la gravedad. El molino sobrevive gracias a la roca que hace de soporte, aportando un gran equilibio a la escena, mostrando como un componente esencial el vértigo, que la hace aún más impactante si cabe.

 

Una de las fotografías de Erik Johansson

 

Cada uno debe hacer su camino, construir su carretera por la que transitar durante su vida. Éste firme estará definido por nuestras elecciones, satisfacciones, errores, experiencias, actividades, familiares, amigos, poco a poco lo iremos configurando hasta convertirse en la mejor definición de nuestro paso por este mundo. Esta puede ser una de las interpretaciones, otra que se nos ocurre es la relativa a la destrucción que ha generado la raza humana arrasando todo aquello que se le pone por delante, construyendo carreteras e instalaciones en medio de la naturaleza, sin ningún tipo de escrúpulo ni consideración hacia el medio ambiente, convirtiendo en propio lo que no nos corresponde, aquello que tan sólo deberíamos cuidar, respetar y disfrutar pero jamás aniquilar. Como vemos, Erik Johansson juega con los argumentos de sus escenas permitiendo obtener distintas conclusiones de una misma instantánea.

Os invitamos a descubrir mucho más de los trabajos fotográficos de Erik Johansson, mucho más que fotografía.

 

 

 

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com