cBlog

El Estilo Karaska

Fecha: 21/Mayo/2015
El Estilo Karaska

Efectivamente, como venimos comentando, nos ha gustado mucho el estilo de Karaska y el de su serie de ilustraciones que el artista compone a base de elementos, formas, símbolos, dispares, contradictorios, de diferente naturaleza, pero que en su conjunto crean un efecto sensacional. Una forma de querer expresar multitud de ideas y pensamientos en una misma escena a pesar de no tener una relación manifiesta o lógica entre sí. Esto trae como resultado trabajos complejos de analizar ya que nos encontramos con partes dispares, elementos que a simple vista no tienen mucho significado bajo un mismo paraguas pero que, a buen seguro, su autor los hace convivir por algún motivo.

 

Una de las ilustraciones de Karaska

 

Como si de un collage se tratara, Karaska construye sus composiciones con motivos diversos. Puede que la intención, como indicamos, sea concretizar en un sólo vistazo muchas ideas y adaptarlas en un mensaje único. En la imagen que precede estas líneas vemos a una niña  en el regazo de lo que parece ser un cuerpo humano, hombre, disfrutando de la lectura de un libro. A nuestros ojos, la cabeza del hombre (padre) simula un aparato de radio que contesta a todas y cada una de las cuestiones de su pequeña, dichas respuestas son las distintas formas, animales, objetos, cosas, que aparecen alrededor de ellos: dunas, escarabajo, letras chinas... Karaska intenta mostrarnos la conversación de ambos en un sólo impacto. Un estilo tan llamativo como difícil de realizar.

 

Una de las ilustraciones de Karaska

 

El siguiente trabajo se titula "playing in mars" (jugando en marte). De manera original combina diversos elementos característicos de este planeta pero al que no haríamos referencia de no ser porque en el título del trabajo así lo indica. Marte, el planeta rojo, surcado por dunas sobre las que navega el viento marciano, como reflejan las ondas de la superficie sobre la que están jugando esos niños. Fantástico el tótem (Moái) que encontramos en el margen izquierdo de la imagen, figuras que siempre han generado elucubraciones acerca de su procedencia, incluso añadiendo que su origen se encuentra en algún planeta extraterrestre. En el centro de la composición un gran agujero hace de eje y además obliga al observador a dirigir la mirada hacia su interior en el que adivinamos un cielo estrellado similar al que vemos por las noches desde la Tierra, puede como sinónimo de la creencia científica que afirma que en Marte hubo y hay vida aunque se encuentre debajo de la superficie.

 

Una de las ilustraciones de Karaska

 

Por supuesto, sobra decir que el surrealismo es uno de los ingredientes que encontramos en todas las ilustraciones de Karaska, aunque no llegue a ser abstracto porque de algún modo lo interpretamos con nuestras propias palabras enfocándonos en los distintos elementos que tienen significado. En el caso que nos toca, parece que hablamos de deidades con forma de sol, triángulos, cabras o una especie de efigie convertida en un buzo de submarinismo de grandes profundidades. Además, el símbolo del átomo en el margen inferior derecho se une al resto de símbolos en un mix de ciencia y fe, de energía y religión, todos ellos aspectos que han ocupado y ocuparán un buen espacio en las mentes de las personas, de los individuos, quienes no cesan en preguntarse sobre el origen de la raza humana, la existencia de un dios, sobre el universo, dónde vamos, quiénes somos...

 

Una de las ilustraciones de Karaska

 

La verdad que a pesar de la cantidad de personajes y objetos que introduce en una misma escena, el resultado es muy visual y equilibrado, con una más que acertada elección de las gamas cromáticas de las distintas partes, pero sin llegar a ser abusivas. Este trabajo es el resumen perfecto del estilo de trabajo de Karaska, multitud de animales, objetos, símbolos, personas, conviviendo en una escena en la que descubrimos aspectos religiosos en los símbolos de la luna, la estrella, el personaje de color verde a modo de rabino pero con una pose clásica de Jesucristo; elementos científicos y espaciales como la Luna, un cometa sobrevolando el cielo, un libro con ilustraciones técnicas del espacio, formas geométricas; de nuevo los escarabajos también están presentes, etc. Un popurrí que esta vez resulta casi imposible de interpretar.

Es evidente que estos trabajos son una buena herramienta de crítica a las realidades sociales que vivimos en la actualidad y que el autor quiere dejar patentes en sus composiciones.

Trabajos y composiciones que gustan por la variedad de estilos y elementos que introduce, por la naturaleza tan dispar de todo lo que comparte escenario. El estilo Karaska.

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com