cBlog

Pequeñas Enormes Realidades de Isaac Cordal

Fecha: 18/Febrero/2016
Pequeñas Enormes Realidades de Isaac Cordal

Principalmente, cuando nos comparamos con grandes edificaciones o enormes accidentes geográficos que la naturaleza ha creado, nos sentimos como hormigas que deambulan indefensas entre esas tremendas moles de piedra u hormigón. En ocasiones parece mentira que haya sido el propio ser humano el responsable de que existan, claro está en el caso de los edificios de las ciudades. Somos seres diminutos que habitan entre esas construcciones.

Isaac Cordal da un paso más allá creando en nuestra realidad un mundo paralelo habitado por personas infinitamente más diminutas que los seres humanos. La puesta en escena, la integración de esos "momentos" y su capacidad para inmortalizarlos a través de la fotografía, es simplemente excepcional. 

 

Uno de los trabajos de Isaac Cordal

 

Como veremos a lo largo de los trabajos, los protagonistas de Isaac Cordal siempre presentan las mismas características: hombres trajeados, sin pelo y en ocasiones con un maletín de trabajo. El trabajo de Isaac realmente pretende reflejar la realidad de nuestros días, la rutina diaria de las personas sometidas a continuos momentos de estrés, prisas, agobios, desastres, etc. El entorno elegido siempre corresponde a lugares urbanos, sitios dentro de las ciudades donde no existen vestigios de naturaleza porque los seres humanos han eliminado esta parte de la mayoría de las realidades, preferimos el humo de los automóviles, la luz de las farolas, el ruido de los claxon... Al final, es probable que esto abrume, que nos obligue a parar y a plantearnos ciertas cuestiones porque nos sentimos aterrados ante la verdad que vivimos.

 

Uno de los trabajos de Isaac Cordal

 

La integración de los protagonistas es admirable, la perspectiva, el trabajo del enfoque y la luminosidad, hacen que parezca una escena perfectamente real, donde el individuo es una persona que dormita en la calle sobre unos cartones. La escala de los objetos y personas está llevada al mismo contexto cuando en realidad las diferencias son abismales. Esta es una de las virtudes más sobresalientes de Isaac Cordal ya que son fabulosos los resultados que obtiene con sus figuras y sus fotografías

Una vez más, las imágenes reflejan situaciones reales de nuestra sociedad, problemas que nos rodean y que conviven con nosotros. Isaac Cordal emplea sus trabajos para mostrar esas penurias que derivan de la raza humana en la que por desgracia existen grandes diferencias entre los hombres, hasta el punto que una gran parte de ellos están obligados a dormir en las calles, a la intemperie.

 

Uno de los trabajos de Isaac Cordal

 

Como casi todos los trabajos de su portfolio, esta imagen es una muestra muy clara de las cualidades del arte de Isaac Cordal. Al menos es la interpretación que nosotros efectuamos y que "leemos" al observar la imagen. Vemos dos protagonistas identificados en la naturaleza y en las "obras" de los hombres, todo lo que tiene color gris como la carretera, los cables, los postes de la luz y esas gigantes torres humeantes pertenecientes a una central nuclear. La guinda del pastel la encontramos en el protagonista, con las manos enlazadas por la espalda en una actitud de tranquilidad, como si fuera algo cotidiano el contraste de ambos paisajes, de resignación ante el predominio de los trabajos creados por los humanos. El hombre ha construido una vida y una realidad muy agresiva con la naturaleza y todo lo que le rodea, no hemos sabido poner límites a las ansias del ser humano y la conclusión final es simplemente desastrosa.

 

Uno de los trabajos de Isaac Cordal

 

Como si de una cadena de producción se tratara, en línea los elementos transcurren de la misma manera uno tras otro para alcanzar idéntico objetivo. No hay variaciones, todo es monotonía, todo sigue el mismo curso sin alteraciones. Es el sino de los humanos, de la vida en la ciudad, todo puede llegar a ser reiteración: casa, trabajo, casa, y así un día tras otro. Un camino sin novedades en el que seguimos los pasos de nuestros predecesores como si de un guión escrito se tratara. Para finalizar nuestros días y abandonar este mundo hacia algo oscuro, desconocido...

Isaac Cordal muestra con sus miniaturas verdades de enormes dimensiones.

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com