cBlog

Sam Chivers

Fecha: 27/Octubre/2016
Sam Chivers

Última semana de octubre previa al comienzo de un mes de noviembre que a buen seguro resultará movido por la cercanía de las Navidades y las "urgencias" que surgirán ante el apremio de los clientes.

No obstante, de momento continuaremos redactando en nuestro pequeño rincón de Calcco, investigando buenos trabajos y mejores profesionales. Y por supuesto, lo contaremos a través de palabras e imágenes.

Esta semana, hablamos de Sam Chivers, un ilustrador británico que goza de un portfolio sorprendente, una auténtica explosión de colores y mensajes empleando formas lineales, geométricas y, en ocasiones, un tanto surrealistas.

 

Una de las ilsutraciones de Sam Chivers

 

El siguiente paso hacia un mundo cibernético en el que será realmente complicado, al menos visualmente, distinguir entre una persona de carne y hueso y un robot con "fachada" humana. Por lo que descubrimos en buena parte de las novelas y películas de ficción, los seres cibernéticos pasarán a formar parte de nuestra cultura, de nuestras vidas, con el control y supervisión de los seres humanos. O al menos esa es la intención. La tecnología, la innovación, y el ansia de las personas por evolucionar y crear elementos revolucionarios conducen a este camino.

 

Una de las ilustraciones de Sam Chivers

 

Una imagen que a simple vista es llamativa por sus tonalidades pastel con fuerte presencia de colores como el melocotón y azul turquesa, combinados de manera muy sutil y agradable, sin estridencias. El título del trabajo nos da muchas más pistas para una posible interpretación del mismo denominado "Wired World" (Mundo Conectado). Las tecnologías y los nuevos avances en la transmisión de la comunicación gracias a elementos como el Bluetooth, Wifi, 4G, permiten desplazarnos a través de nuestras pantallas hasta entornos muy distantes del que nos encontramos tanto por ser o no reales o por encontrarse a millones de kilómetros. En cambio, es como un "mirador" en el que asomamos y admiramos todo lo que ofrece, eligiendo el ambiente o la información que más nos interese.

 

Una de las ilustraciones de Sam Chivers

 

Uno de los aspectos que más nos está gustando de Sam Chivers es que centra buena parte de las temáticas de sus trabajos en el mundo de los avances tecnológicos de nuestros días, fundamentalmente los relacionados con las personas, en los que el ser humano es parte irremplazable de la acción. En el caso de la escena sobre estas líneas, el ilustrador refleja lo que a su parecer es la realidad virtual, como titula a este trabajo. Desde nuestro punto de vista, es una fantástica manera de representar un concepto bastante complejo, no tanto de explicar como sí de representar. En un entorno oscuro, da igual el que sea, nos introducimos en un mundo paralelo, en una dimensión conocida pero paralela a la que estamos viviendo en ese momento, lo que físicamente está a escasos centímetros de mi mano virtualmente no existe, es sustituido por otro objeto real pero no físico. Nos gusta la diferenciación a traves de la paleta de colores de ambos mundos, el real en tonos azules y negros y el virtual en vistosos y llamativos tonos.

 

Una de las ilustraciones de Sam Chivers

 

El ser humano habita en la Tierra desde que su especie apareció en el planeta azul, hace unos cuantos cientos de años. Desde entonces, la atracción de las personas por el espacio, el universo, por conocer dónde estamos, quiénes son nuestros "vecinos" y conocer la posibilidad de existencia de otros seres, otras especies, han ocupado una gran porción del interés de la humanidad a lo largo de los siglos. El paso del tiempo va en nuestro favor ya que cada vez la investigación es más cualificada, los medios mucho más avanzados y la capacidad de síntesis y unión de argumentos lleva a conclusiones hace años impensables. Realmente, seremos capaces en algun momento de aprovechar toda nuestra inteligencia para desarrollar y explorar nuevas vías de crecimiento de la persona, nuevas habilidades cognitivas, físicas, atléticas... El cosmos es como un gran imán, un objetivo que convive con nosotros desde que vinimos a la existencia y que de una vez por todas querremos alcanzar cuando sea posible. La ilustración de Sam Chivers así lo muestra, una mente inerte, relajada, viaja y navega por los confines del infinito, descubriendo y admirando nuevos planetas, nuevas formas de vida, nuevas estrellas...

Una vez más, formas geométricas y rectilíneas coviven con formas dinámicas, onduladas, sinuosas, que aportan movimiento a la escena. Todo acompañado por gamas cromáticas atractivas, perfectamente adecuadas a la acción y elementos de la composición.

Buenos trabajos, atractivos y cargados de mensajes e información. Así son los trabajos ilustrativos de Sam Chivers.

 

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com