cBlog

The Mask Series

Fecha: 03/Febrero/2017
The Mask Series

Usualmente analizamos el portfolio de trabajos de un artista concreto con el objetivo de descubrir e interpretar la variedad de obras que ha realizado a lo largo de su vida artística, buscando la evolución de sus temáticas, diseños, elaboraciones, etc. Esta semana, hemos querido indagar en una serie concreta de trabajos surgida de la colaboración de dos profesionales de distintos ámbitos: Saul Steinberg como artista dibujante e Inge Morath como fotógrafa.

El resultado es la denominada "The Mask Series", la Serie de las Máscaras. Un fantástico conjunto de imágenes captadas por el objetivo de la cámara fotográfica de Inge Morath en la que los personajes protagonistas de cada una de las instantáneas aparece ataviado con una bolsa en su cabeza y un rostro dibujado.

 

Una de las imágenes realizadas por Inge Morath

 

Nos ha encandilado desde el mismo instante que lo hemos descubierto. No sabemos por qué, pero presenta esa mezcla entre lo real y lo paranoide o surrealista, entre lo atractivo y lo horrible. El hecho de tener las cabezas cubiertas con determinados motivos nos lleva a pensar en grupos sectarios, en personas que están viviendo realidades con una cara que no es la verdadera sino que detrás existen rostros auténticos, aquél que no nos atrevemos a mostrar por el motivo que sea. 

Genera cierta controversia en el observador el hecho de que los integrantes de la fotografía posen de manera tan natural, como una familia unida, pero con el matiz incómodo de las bolsas en las cabezas que diluyen la personalidad, que evaporan la humanidad de la composición. Y, aunque parezca imposible, la fuerza expresiva y el volumen de impacto es considerable, esos rostros cautivan.

 

Una de las imágenes de Inge Morath

 

Una de las imágenes de Inge Morath

 

Como comentábamos en la introducción del post, este trabajo surge de la colaboración de dos profesionales como Saul Steinberg e Inge Morath y vamos a explicar cuál es el origen de tan particular serie de fotografías. Saul Steinberg fue uno de los artistas más reconocidos en EEUU en el siglo XX por las portadas y dibujos que aparecieron en The New Yorker, así como por los dibujos, pinturas, grabados, collages y esculturas que recorrieron buena parte del mundo entero. Resulta que la prestigiosa fotógrafa Inge Morath acudió a su vivienda para hacerle un retrato y el propio Saul Steinberg le recibió ocultando su cara con una bolsa que él mismo había dibujado. En ese instante nació la idea de fotografiar a diferentes personas portando las bolsas que Saul Steinberg comenzó a dibujar, cada una de ellas con distintos motivos.

Hay que reconocer que artísticamente el trabajo no es sobresaliente pero en cambio sí lo es el aspecto que configuran estas bolsas, el efecto, el ambiente generado cuyos tonos cromáticos en grises lo transforman en más trascendente. Sin lugar a dudas, es llamativo y original pero, como apuntábamos, imprime unas sensaciones en el obervador un tanto extrañas, como si de personajes de otros mundos se tratara.

 

Una de las imágenes de Inge Morath

 

Una de las imágenes de Inge Morath

 

Dejando volar nuestra imaginación, pasamos a interpretar estas instantáneas de Inge Morath en las que las "caretas" de Saul Steinberg son la esencia de las mismas. Las máscaras siempre han tenido un doble sentido, por un lado ocultar el rostro de las personas y por otro simbolizar algo concreto a través del diseño de las mismas. Una clara muestra de la vida real en la que éstas máscaras también existen pero no son físicas sino que están inmersas en los propios rostros de los seres humanos, quienes procuran darse a concoer de un modo, con un rostro, y algunos de ellos ciertamente son todo lo contrario, su verdadero yo dista del que tratan de "vender".

En la mente del ser humano, impacta de manera determinante el hecho de no poder ver el rostro real de una persona ya que éste nos dice mucho, captamos su mirada, sus gestos, tics, forma de mover los labios y los pómulos... En cambio, con las máscaras de Saul Steinberg es imposible averiguar estos matices, tan sólo vemos siempre el mismo gesto correspondiente al dibujo de la bolsa y esto no nos permite interpretar o conocer a la persona portadora, por eso nos deja tan desconcertados. Aspecto que alabamos porque el resultado es súper interesante.

 

Una de las imágenes de Inge Morath

 

Un visionado más que recomendable el de la Fundación de Saul donde descubrir toda su obra y el talento de este artista de letras mayúsculas.

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com