cBlog

Fotografía de Gustav Willeit

Fecha: 23/Junio/2017
Fotografía de Gustav Willeit

El fotógrafo italiano Gustav Willeit es el responsable de que esta semana rellenemos los párrafos del post con frases y palabras admiradoras de su gran talento y de un portfolio fotográfico extenso, creativo. Con una enorme facilidad para retratar momentos reales y darles una pincelada de ficción debido a su calidad y a la sobresaliente capacidad por el cuidado de los detalles, de la perspectiva, de la luminosidad.

 

Una de las fotografías de Gustav Willeit

 

La entrada al valle encantado. Puede tratarse perfectamente del título de esta fotografía que reúne elementos de muchísima calidad como la increíble perspectiva de la imagen, la profundidad de la escena, ese ambiente mágico, de ficción, generado por la niebla que surca la piel de las montañas. La sinuosidad del agua donde la barca, impulsada por la fuerza del protagonista, ha quedado inmóvil en el centro de las mismas, como eje de toda la composición mientras es flanqueada por enormes formaciones rocosas que parecen creadas "ad hoc". Mezcla de calma, sliencio, incertidumbre, temor... Sensacional trabajo de Gustav Willeit.

Como veremos en ejemplos posteriores, el ingrediente característico de los trabajos de Gustav Willeit es la perspectiva de sus imágenes, siempre realizadas desde un punto lejano y en ocasiones buscando la simetría de la composición. Sus temáticas principales son la naturaleza y las obras arquitectónicas.

 

Una de las fotografías de Gustav Willeit

 

Un adelanto de lo que nos espera a los seres humanos si continuamos con un estilo de vida sobradamente perjudicial para la naturaleza y todos los elementos que la integran. Brutal contraste cromático y de elementos cuya naturaleza es contraria ya que en la parte inferior el desierto es el protagonista mientras que en la parte superior un mar de nubes grises amenzantes y cargadas de agua sobrevuela la escena. Puede que Gustav Willeit quiera mostrar la realidad de los campos y ciudades en un intervalo de tiempo mucho más pequeño del que creemos en la "moqueta" de arena mientras que en el cielo el agua y las nubes es lo que realmente ansiamos, como esos sueños que todos tenemos y que somos conscientes que algún día tratremos de alcanzar o que son imposibles, sin más.

 

Una de las fotografías de Gustav Willeit

 

Al final, todos los seres vivos tenemos muchas cosas en común por mucho que nos empeñemos en que el ser humano es el rey de todos. Las formas de vivir y de convivir no las hemos creados nosotros sino que existen multitud de seres que también las llevan a cabo del mismo modo. Lo que vemos en la imagen son una serie de edificios idénticos que pertencen a cualquier escenario de una gran ciudad. Parece una colmena donde dentro de cada celda habita una abeja en convivencia con el resto de compañeros que componen la comunidad. Ciertamente, visto con esta perspectiva trasmite sensación de agobio, de ausencia de espacio, como si fuera imposible vivir en esas circunstancias. Pero la realidad nos demuestra que sí, es una manera muy común de ejercer como habitante, tal vez por ello seamos muchos los que necesitamos escapar a la montaña para sentir la libertad y el espacio, la naturaleza...

Fotografía que transmite sensaciones.

 

Una de las fotografías de Gustav Willeit

 

No, no es que tengamos aversión al ser humano pero sí es cierto que pensamos que no lo estamos haciendo demasiado bien en general y esta es una de las vías que empleamos para emitir nuestras "quejas". Y resulta que Gustav Willeit parece identificar nuestra idea a través de sus trabajos. Esta serie de fotografías titulada "Perat" está centrada en la natualeza, en paisajes montañosos absolutamente embriagadores donde siempre encontramos un insignificante pero gran detalle: una figura humana. Nos ha fascinado la fuerza que tiene la silueta la cual, a pesar de ser minúscula, centra buena parte de la atención del observador. Tal vez sea debido a que es un elemento extraño de ese paisaje, no debiera ser tal ya que somos parte también de este guión, pero bueno... Y hay que plantearse si es una ventaja o una amenzaza para ese entorno.

 

Una de las fotografías de Gustav Willeit

 

 

Los niños siempre generan ternura y solidaridad a los ojos de cualquier adulto. Gustav Willeit en sus viajes lleva consigo la cámara de fotos y toma instantáneas de aquello que más le llama la atención. Esta serie la dedica a los niños, con unas fotografías cargadas de emociones, mensajes, sentimientos. Además de mostrar un niño con la ropa y la cara sucia, probablemente por jugar en la calle, también quiere mostrar la mala situación de este pequeño ya que no lleva pantalones, una de las mangas del jersey es mucho más larga que la otra, no lleva calzado, es decir, la situación no es muy alagüeña. Más aún, el enfoque, la perspectiva, con esas grandes paredes grises a su espalda, hacen diminuta la figura del niñlo, asemejándose a la de un títere de la mala vida. Imágenes muy duras pero de una calidad incuestionable.

Encantados de habernos olvidado del calor gracias a la espectacular fotografía de Gustav Willeit.

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com