cBlog

La Sutileza de Dan May

Fecha: 28/Enero/2016
La Sutileza de Dan May

A muchos de nosotros nos ha pasado que en ocasiones nos encaprichamos o tomamos cariño con algun personaje de nuestra infancia al que tenemos verdadero aprecio independientemente de su aspecto físico. Cuando somos niños alguno de los peluches pasan a formar parte de la familia a pesar de su imagen, ya que por lo general su presencia no suele ser muy agradecida.

Dan May, con una increíble dosis de talento y ternura, es capaz de representar a los personajes de sus obras con una delicadeza y amabilidad absolutamente fascinantes. Seres "monstruosos", peludos, con cuernos y muchos de ellos sin rostro, características que auguran una recreación nada agradable hasta que contemplas alguno de sus trabajos y te das cuenta de la ternura que emana de ellos.

 

Uno de los trabajos de Dan May

 

Estos son los seres de Dan May. Como comentamos, unas criaturas que no pertenecen a este mundo y que a simple vista aportan tranquilidad, ternura, bienestar. Tal vez el secreto que emplea su autor para conseguir estos efectos esté en el pelo que emplea en casi todas las obras, bien en los personajes o implícito en el paisaje. Formas que aportan dinamismo, movimiento, acompañados por una excelente elección de los tonos cromáticos que rematan el conjunto de manera magistral. La secuencia que tenemos sobre estas líneas refleja a la perfección la obra de Dan May, parece que posee mayor humanidad que muchas de las realidades de nuestro mundo, dos adultos de la mano de su pequeño caminando por la vida, siempre juntos, apoyándose, sin separarse...

 

Uno de los trabajos de Dan May

 

A veces pensamos que en determinados momentos de nuestras vidas estamos sólos, a nadie le interesa conocer cuál es nuestro estado o por qué actuamos de un modo u otro. La sensación de abandono, melancolía, tristeza, nos embriaga y nos sentimos desolados. Pero hay que confiar que la solución la tenemos nosotros mismos con nuestra capacidad y voluntad y también, en contra de nuestro parecer, puede que haya personas que estén pendientes de la situación. La sensación es la de estar en una isla pequeña sin gente, en un desierto alrededor del cual sólo existe arena y más arena. Pero es probable que nos desmintamos al comprobar que no es del todo cierto, siempre hay personas ahí, a nuestro lado. Esta es la interpretación que damos al trabajo Together Alone de Dan May, en el que otro de los entrañables seres del dibujante está localizado sobre una piedra en medio del mar bravío acompañado de un diminuto pájaro que al final se convierte en un grandísimo apoyo.

 

Uno de los trabajos de Dan May

 

Animales peludos, bosques y pájaros, parecen ser los ingredientes primordiales de los trabajos de Dan May. Por supuesto, todo aderezado con esa magia que nos deja atónitos, se respira en el ambiente, podemos enumerar sin parar una gran cantidad de sensaciones que apreciamos al observar cualquiera de sus obras. Es alucinante que sus protagonistas sean capaces de transmitir estados de ánimo con tanta facilidad tratándose, y siento ser pesado, de animales peludos. Esos rostros en los que apenas se distinguen unos ojos son cariñosos, amables, amorosos... Esa es la idea, parecen los personajes de los osos amorosos pero salidos de la pantalla y plasmados en unos increíbles dibujos. La atmósfera respira un ambiente de cordialidad y compenentración entre los personajes admirable, podemos escuchar el aleteo del pájaro, lo que parecen ser copos de nieve posándose en todos y cada uno de los rincones del bosque...

 

Uno de los trabajos de Dan May

 

Momentos de recogimiento, de valorar los años vividos, pensando en el cúmulo de experiencias disfrutadas. Minutos o segundos de paz en el que concluimos los años transcurridos y el devenir de los que quedan. Un fondo oscuro, donde es imposible adivinar otra cosa que no sea un muro negro, y el personaje de Dan May con un acertado pelaje en tonos azulados que le imprime un aura mágica, mística, potenciando aún más si cabe el atractivo de la escena, de la composición. La actitud, el gesto, el rostro con una especie de ojos somnolientos, reposados... Momentos de meditación y de calma personal.

Dan May y sus espectaculares dibujos que rebosan sutileza por doquier.

 

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
*Nombre y Apellidos
*Email
*Comentario
*Código de control
captcha Recarga captcha
Privacidad y protección de datos
He leído y acepto la política de privacidad:
Historial
Subscripción

Suscríbete para recibir por mail las novedades del blog:

C/ Nieva de Cameros 4, bajo, 1. · 26008 - Logroño (La Rioja), España · Tfno. (+34) 941 224 298
calcco@calcco.com